Argentino recorre Latinoamérica en bicicleta y se la roban en Mexicali

Diego Simonetta, quien ha recorrido el continente en bicicleta desde su natal Argentina, acompañado de su perro, sufrió el robo de su medio de transporte la noche de este miércoles

Diego Simonetta, quien ha recorrido el continente en bicicleta desde su natal Argentina, acompañado de su perro, Mole, sufrió el robo de su medio de transporte la noche del pasado miércoles, mientras descansaba en la Estación de Bomberos Número 1, en Mexicali, Baja California, por lo que pide ayuda urgente para recuperar sus documentos.

Cuenta que el día miércoles 11 de enero del 2023, llegó a Mexicali, cerca de las 10 de la noche, y mientras estaba dentro de la Estación N°1 de Bomberos, donde lo auxiliaron, en cuestión de minutos se llevaron su bicicleta. Esto ocurrió cuando entró a la cocina a calentar agua para unos mates.

El argentino dijo que ya acudió a presentar la denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

Cumpliendo un sueño

Fue en abril del 2016 cuando Diego Martín Simonetta Torres salió desde Buenos Aires, Argentina para cumplir su sueño de recorrer todo América, durante el trayecto nunca había sufrido de robo o daño, hasta el día miércoles que le robaron su medio de transporte y pertenencias en la ciudad de Mexicali.

Entre sus cosas estaba su pasaporte, identificación, ropa de verano e invierno, cartilla de vacunación, artículos y productos para su perrita que adoptó durante su recorrido en México.

Además, le fue sustraído todo su material con el que hace sus artesanías, mismas que vende en el camino para obtener ingresos y sustentar su viaje.

El joven venía de Sonora, su destino era llegar a la ciudad de Tijuana y recorrer toda la Baja, pero decidió llegar a la capital para dar mantenimiento a su medio de transporte. Al buscar en internet, llegó a la Estación No.1 de Bomberos, quienes lo recibieron y apoyaron

«Ya que me dieron la bicicleta, le monté todo mi equipo, la dejé a un costado de la casa de acampar, porque temprano me iría, me metí a platicar con los chicos, en eso sonaron las alarmas y se fueron cuando llegaron. Me estaban explicando lo del incendio, en ese momento me percaté que mi bicicleta no estaba, yo creí que ellos estaban jugando, hasta que mire sus gestos y entendí que no era así.» detalló .

En ese momento todos lo apoyaron al salir a buscar la bicicleta pero no encontraron nada:

«En todo el trayecto me había preguntado si había sufrido de robo aquí en México, siempre dije que no, hasta ahorita voy a tener que decir que sí.«, fueron las palabras de Diego.

Pese a su situación, se mantiene con una actitud positiva y trata de buscar un mensaje o aprendizaje en lo que le sucede.

Durante sus inicios empezó como mochilero pidiendo raite, conforme fue pasando el tiempo se hizo de una bicicleta, misma que aprendió a manejar y lo acompañó hasta el norte de México.

Nota publicada en La Voz de la Frontera