En Sonora, acusan alza de casos y muertes por dengue; hospitales están saturados

Desde agosto habitantes del sur del estado alertaron sobre un aumento de casos y denunciaron la insuficiencia de acciones preventivas por parte de las autoridades.

Eric Fernando tenía 20 años y presuntamente falleció víctima del dengue hemorrágico en Navojoa, Sonora. Con la fortaleza que le daba su juventud, jamás imaginó que algo tan pequeño como un mosquito podría quitarle la vida.

Según relató su mamá, María Lourdes Zazueta Jusacamea, el sábado 17 de septiembre su hijo presentó fiebre, dolor de cabeza y de huesos. El martes lo llevaron al hospital, pues ya estaba vomitando sangre y no podía caminar, sin embargo la mujer aseguró que únicamente le recetaron paracetamol y lo dieron de alta.

​Después regresó al centro de salud y lo internaron, pero eran tantos los pacientes en el Hospital General de Navojoa que la atención no era la adecuada y la salud del joven siguió deteriorándose rápidamente hasta que su cuerpo no resistió más y falleció la madrugada del viernes 23 de septiembre.

“Sentí muy feo, sentí que el mundo se me acabó en ese momento, ver a mi hijo que miró para arriba y se me fue”, relató María Lourdes frente al altar que le hizo a su hijo en su casa, ubicada en la colonia Herradura.

La afligida madre aseguró que, mientras Eric estuvo internado en el hospital, fueron testigos de las gran cantidad de personas que tenían el mismo diagnóstico de dengue, algunos de ellos, dijo, también presentaban sangrado, síntoma de un posible cuadro hemorrágico.

Sin embargo, las cifras oficiales del Panorama Epidemiológico de la Secretaría de Salud no concuerdan con la realidad que denuncian los ciudadanos del sur del estado, pues, según informó el secretario de Salud de Sonora, José Luis Alomía, hasta el 29 de septiembre se habían registrado 550 casos positivos de dengue en Sonora y únicamente siete de ellos presentaron cuadros hemorrágicos.

“A la fecha no se han confirmado muertes por dengue en el estado, pero hay tres decesos que están en estudio para comprobación”, afirmó.

La ciudad de Navojoa, donde residía Eric Fernando, se ha convertido en el epicentro del brote activo con 269 casos en el año, lo que representa el 49 por ciento del total.

Ante hospitales saturados, habitantes recurren a remedios naturales

Desde finales de agosto habitantes de distintos municipios del sur de Sonora alertaron sobre un preocupante aumento de casos de dengue que se estaba registrando y la insuficiencia de acciones preventivas por parte de las autoridades sanitarias para contener el repunte de contagios.

Esta situación se generó luego de las tormentas monzónicas que se presentaron en la entidad durante agosto y se intensificó con los efectos del huracán Kay, dejando inundaciones, encharcamientos y el crecimiento desmedido de maleza en calles y predios, un ambiente que resulta muy propicio para la proliferación del mosco transmisor.

Es así que, para las familias de la región del Río Mayo, se volvió imposible estar afuera de sus viviendas por miedo a ser picados por los mosquitos, aunque los insectos también abundan en el interior de ellas, situación que les resulta desesperante.

La Cruz Roja de Navojoa reveló que aumentaron un 50 por ciento los traslados diarios de pacientes con síntomas de dengue desde el área rural y las comunidades rurales hacia el Hospital General, donde en el interior y el exterior puede verse a decenas de personas esperando ser atendidos o haciendo fila para realizarse el estudio de laboratorio que les confirme las sospechas.

El director del nosocomio, Armando Villalobos Godoy, reconoció que el personal con el que cuentan resulta insuficiente ante la ola de pacientes con dengue que siguen llegando cada día, por ello, se redoblan los esfuerzos para atenderlos a todos.

La misma situación ocurre en el Hospital IMSS – Bienestar del municipio de Álamos, donde, según el director Mario Mapula Medina, casi el 90 por ciento de las personas internadas han sido diagnosticadas con dengue.

La desesperación de las familias ante la lentitud del saturado servicio médico los ha llevado incluso a buscar remedios naturales principalmente para subir la cantidad de plaquetas que se ven disminuidas por la enfermedad.

Los comerciantes naturistas afirman que sus ventas han aumentado hasta en un 80 por ciento, y entre los productos más recurridos para tratar el dengue están el muicle, las hojas de guayaba, el té de limón y hasta la semilla de aguacate.

También están quienes, de manera voluntaria, ofrecen su conocimiento como enfermeras o paramédicos para canalizar gratuitamente por vía intravenosa el medicamento o suero recetado a los pacientes de escasos recursos, servicio que podría llegar a costarles hasta 650 pesos.

Denuncian omisiones de autoridades

El 14 de septiembre, el dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) en Sonora, Gildardo Real Ramírez, interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) contra los Servicios de Salud del Estado y la Jurisdicción Sanitaria Número 5 señalando “graves omisiones en su actuar” que llevaron al incremento de casos de dengue.

“La propagación del dengue en el sur de Sonora es alarmante y el gobierno del estado ha sido omiso, por eso acudimos ante la CEDH para que actúe en consecuencia,” expresó Real Ramírez.

Sin embargo, la situación continuó y el 29 de septiembre un grupo de habitantes de Álamos realizaron una manifestación pacífica por las calles y frente al Hospital IMSS-Bienestar, solicitando la destitución del jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 5, Alberto Güereña Gardea, por su incapacidad para gestionar acciones que resuelvan el problema.

Con pancartas en las que se leían consignas como “la negligencia también mata», «Álamos en el olvido» y «la salud es prioridad», habitantes denunciaron que, contrario a las cifras presentadas por la autoridad, son varias las personas que han muerto en el municipio por la enfermedad transmitida por vector.

“Sin ofender a nadie, creo que estamos en nuestro derecho de exigir que nos tomen en cuenta. Ya tenemos tiempo, mes y medio o dos meses, sin recibir un carro fumigador, es por eso que estamos manifestándonos de esta forma para que volteen las autoridades competentes y que nos echen la mano”, externó Rito Javier Buitimea durante la protesta.

A la petición de intensificar las fumigaciones de manera urgente también se unió el presidente del Consejo Indígena Mayo, Raymundo Valenzuela Osuna, quien, además, solicitó al gobernador Alfonso Durazo se implemente un programa de empleo temporal para eliminar la abundante maleza.

Destacó que entre la población indígena son muchos los pacientes que no cuentan con los recursos suficientes para solventar los gastos médicos y comprar el medicamento necesario para combatir la enfermedad.

No sólo las comunidades de los indígenas mayos han sido golpeadas por el dengue. Los gobernadores tradicionales de la tribu guarijía, en la sierra de Álamos y Quiriego, solicitaron al gobierno del estado jornadas de atención médica y combate a la proliferación del mosco transmisor.

Salud Sonora atiende denuncia y actúa de forma tardía

Ante las constantes denuncias de la población, el 1 de octubre, la Secretaría de Salud informó que las jornadas y acciones de prevención contra el dengue se intensificaron en los municipios de Navojoa y Álamos, donde se concentra la mayor parte de los casos.

La dependencia aseguró que varias cuadrillas estatales y municipales de limpieza y vectores realizaron jornadas de atención intensiva, recorriendo casa por casa, retirando de los patios escombros húmedos, vaciando cubetas llenas de agua que las personas utilizan como macetas para plantas y revisando la presencia de larvas de moscos.

En cuanto a las peticiones de intensificar la fumigación, el secretario estatal de Salud, José Luis Alomía, destacó que esa es la estrategia menos efectiva y de más corta duración, pues solamente produce efectividad mientras la nube de insecticida está presente entre 25 y 30 minutos máximo.

Puntualizó que la principal solución es mantener los patios limpios y, por ello, solicitó la colaboración de los ciudadanos para lograrlo.

«La prevención no es exclusiva de la Secretaría de Salud, de hecho, la mayor acción de prevención es, precisamente, la eliminación de criaderos”, expresó.

Las autoridades sanitarias explicaron que hasta una corcholata llena de agua limpia en un patio puede ser un condicionante favorable para que el huevecillo del mosquito eclosione.

Jorge Laureano Eugenio, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, reiteró que han hecho equipo con los ayuntamientos para el descacharre, la entrega de larvicida (abate) y las visitas domiciliarias, estrategia que los navojoenses y alaménses consideran lenta y muy tardía.

De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, con 550 casos confirmados de dengue hasta la semana epidemiológica número 38, Sonora ocupaba el segundo lugar a nivel nacional, con una incidencia de 17.41 casos por cada 100 mil habitantes, sólo atrás del estado de Tabasco.

???? Es importante eliminar criaderos en los hogares. @ssaludsonora acercó acciones contra el dengue a la etnia guarijío, de la comunidad de Los Estrados.#APasoFirme #TierraDeOportunidades pic.twitter.com/ezhiDdoxFc

— Gobierno del Estado de Sonora (@gobiernosonora) October 2, 2022